phishing
Seguridad

Los problemas del phishing

Ayer fue el día de los inocentes y otro año más internet se llenó de bromas y noticias falsas, esas inocentadas que en esa fecha pueden resultar graciosas y sin maldad.

Sin embargo otra cosa bien distinta es lo que llamamos phishing, que no dejan de ser estafas y engaños que invaden la red y también otros medios como el teléfono y que únicamente buscan robarnos, la identidad, y el dinero, hay tantos casos que vale la pena escribir un post hablando de algunos de ellos.
Confirmar los datos de PayPal
Recibir un email en el que se nos obliga a acceder a nuestra cuenta de PayPal o perderemos el límite que tenemos de crédito.
//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Totalmente falso, jamás PayPal nos solicitará nuestros datos de acceso y en todo caso siempre sabemos donde tenemos que ir a la hora de hacerlo que es la dirección oficial paypal.com, accediendo siempre desde el navegador y nunca desde el mail.

Sobre todo porque la web a la que redirije el mail no es la de Pay Pal, aunque seguramente tendrá todo el aspecto, es una falsificación.
Las falsas Páginas Amarillas
Páginas Amarillas es una guía de prestigio que tiene una muy buena posición en internet y una recomendación es la de aparecer si se es una empresa o un profesional.

Una vez contratado, apareciendo en los resultados de internet, recibimos una llamada de una empresa que juega con la confusión, por lo general suelen decir algo así como “llamamos del departamento comercial de —- Amarillas para confirmar los datos”, en lugar de páginas, el nombre es distinto y no tienen absolutamente nada que ver con ellos, pero juegan con la confusión.

En esa llamada pedirán datos de todo tipo, y si damos la cuenta bancaria entonces nos cobrarán lo que quieran.

Jamás Páginas Amarillas solicitará datos de ninguna clase, ni a través de internet, ni tampoco por mail, y en caso de tener alguna duda, siempre podemos llamar a la persona con la que lo contratamos para ver como proceder o poniéndonos en contacto con ellos a través de los canales de atención al cliente que aparecen en su portal.
El virus de la policia
Es uno de esos casos más clamorosos en cuanto al tema del phishing, en un momento aparece en nuestro ordenador una web, que captura nuestra imagen en vídeo, con un mensaje que aparentemente es de la policia y en el que se nos multa.

La historia es que piden que el usuario pague a través de una tarjeta Ukash o PaySafeCard y la amenaza es que en caso contrario no podremos acceder a la red.

Se trata de un virus que secuestra nuestro sistema operativo y por supuesto, la policia no tiene nada que ver con ello y es necesario denunciarlo siempre.
Llame urgentemente al 807…
El phishing también existe a través de los teléfonos móviles, un día despertamos y sobresaltados descubrimos un mensaje (sea de texto o de voz), en el que se nos insta a llamar al número 80 7… y hacerlo de forma urgente, la llamada puede incluir cosas como “impagados” o “deudas”, algún tipo de cosa que nos haga dudar o preocuparnos y llamar para comprobar lo que sea.

En otros casos el mensaje es aparentemente de alguien que quiere conocernos y una referencia para que contestemos vía SMS o para llamar.

Lógicamente todo FALSO, no debemos contestar absolutamente nunca a este tipo de mensajes ni mucho menos llamar ya que son números de pago, de hecho lo que deberíamos hacer es denunciarlo a través de los foros de internet, esperemos que la legislación sea más dura con este tipo de estafas.
Acceda a su cuenta bancaria urgentemente
Una pista de que algo no va bien es que nos den prisas a la hora de hacer algo, palabras como urgentemente o de ese estilo intentan aturdir para que caigamos en la trampa.
//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

El correo electrónico de entidades bancarias suplantadas todavía va dando vueltas por ahí y de vez en cuando hay alguien que desgraciadamente pica.

Por mucho que parezca un correo de nuestro banco, nunca nos pedirán que accedamos.
La herencia de Zimbaue
La viuda de un hombre muy poderoso de Zimbaue (o cualquier país africano) nos envía un email explicándonos una milonga.

Normalmente la historia es la siguiente “Para poder cobrar la gran fortuna que ha dejado ese señor, necesitan una cuenta bancaria y los datos de quien lo recibe”, vaya, que en este caso encima te están pidiendo que colabores tú en una estafa, y en realidad a quién quieren estafarte es a tí…

Ni se os ocurra ni contestar a este tipo de correos.
Falsas ofertas de trabajo
Hay variantes curiosas de este tipo de phishing, por lo general la falsa oferta de empleo lo que pretende es que abones una cantidad de dinero a cambio de un curso previo, o de unos papeles, por ejemplo si la oferta es en el extranjero.

Otra variante de este engaño es una oferta en la que se nos insta a dar una cuenta bancaria para recibir una cantidad, parece que el negocio sea muy rentable, porque no se nos pide nada a cambio o devolver una cantidad inferior cuando haya pasado un tiempo, a modo de comisión.

Este tipo de ciberdelincuentes “trabajan” con cuentas de todo tipo para sus artimañas, más vale que desconfiemos siempre ante negocios demasiado fáciles.
Este Amazon me lo han cambiado
Hay un malware que hace lo siguiente, te lleva a otra página web distinta de Amazon cuando intentas acceder a su tienda online, si tenemos suerte el aspecto es decaradamente distinto a la de este comercio en internet.

Si por lo contrario es “bastante parecida”, nuestro antivirus, si de verdad es un antivirus fiable, nos saltará con un mensaje de intento de phishing.

Este caso me lo encontré este mismo año y gracias a Panda, que es el que uso desde hace muchos años pude ahorrarme dinero y disgustos.
Prevenir es mejor que curar
Sigue la lógica y ante la mínima duda ponte en contacto con alguien de confianza que trabaje en el banco, también es recomendable seguir los perfiles de la policia en internet, como puede ser Twitter, de esta forma podremos consultar o denunciar.

Otra recomendación es la de invertir algunos euros cada año en un buen antivirus, nunca me cansaré de repetirlo, pero es la forma en la que detectaremos rápidamente cualquier tipo de intrusión, amenaza o intento de suplantación, además este tipo de software suele venir dotado con sistemas de protección y seguridad como teclados virtuales o cortafuegos.

Aún así no hay nada infalible, pero si por lo menos lo ponemos algo más difícil a los que nos quieren estafar tendremos más posibilidades de salvarnos.

se vende dominio
Marketing online

¿Comprar un dominio expirado o uno nuevo?

Acabo de leer un ebook muy interesante sobre SEO llamado SEO Libro Negro de R.L. Adams, que he descargado de Amazon aprovechando la tarifa plana unlimited kindle, pero que en caso de comprar saldría igualmente muy económico, no es que haya descubierto mucho nuevo, pero sí me ha servido para repasar algunos puntos a tener en cuenta, sobre todo a raíz de las recientes actualizaciones de los algoritmos de Google.

SEO Libro Negro – Una Guía Sobre la Optimización de Motores de Búsqueda Secretos de la Industria (El Series de SEO nº 1)

Si hay algo remarcable y sin tener intención de desvelar el contenido del libro, es que los nombres de dominio nuevos son discriminados por Google de tal forma que hasta que no han pasado como mínimo dos años desde la primera aparición en los resultados de búsqueda, se encuentra en un punto muy secundario y en clara desventaja con respecto a los que tienen una cierta madurez.
//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Este punto es realmente incómodo para todos los que tenemos algún dominio registrado hace tan sólo unos meses, pero queremos aparecer en buenas posiciones, sobre todo cuando hablamos de proyectos interesantes con contenido como por ejemplo un blog.

Una de las alternativas que aparece en este libro es el de adquirir un dominio expirado o bien en subasta aprovechando que lleva ya un tiempo y se supone que tiene superada esa fase tan inicial o lo que es lo mismo, la novatada impuesta por Google.

Está claro que comprar un dominio existente para nuestra web puede ser interesante, pero realmente vale la pena comprar un dominio expirado o es mejor registrar uno nuevo, sin pasado, aunque tengamos que esperar un tiemo para posicionarlo en internet.

Nunca me he considerado un experto en SEO y durante una temporada jugué a ser domainer, a adquirir nombres de dominio y hacer experimentos, pero siempre con la idea de que cada nombre fuera un proyecto real, jamás especulando de una forma atroz, y tras este periodo mi idea sobre el SEO es bastante tradicional, en parte porque todo lo que sean cosas un tanto “especiales” acaban siendo penalizadas antes o después y relevando nuestra página web a puestos muy lejanos de los primeros o en el peor de los casos en el olvido.

Posicionar un dominio nuevo es cuestión de tiempo, pero habrá que pasar esa barrera inicial, de esos primeros años no nos salva nadie y mi recomendación más sincera es que siempre es mejor controlar la vida de un dominio desde el primer momento.

No obstante, si queremos arriesgar podemos intentarlo con uno de esos nombres que están expirados pero siempre teniendo en cuenta una serie de recomendaciones que creo que son necesarias, para que podamos ampliar las posibilidades de tener éxito.

Lo primero que debemos hacer es dirigirnos a una web en la que se vendan nombres de dominio que se encuentran “abandonados” por sus propietarios, justo antes de la expiración total, en este caso basta con ir a la web de Godaddy Auctions donde tendremos una buena cantidad de dominios que se encuentran en esa situación y que se venden a precios bajos, desde 4 dólares.

Aquí nos encontraremos una base de datos muy extensa y será obligatorio filtrar los resultados para no volvernos locos a la hora de buscar, la idea es hacerlo con los siguientes criterios:

Dominios con extensión .com
Dominios en liquidación
Dominios sin guiones ni números
Con una antigüedad mínima de dos años

Otros aspectos que también se pueden filtrar son los de la longitud del dominio o el precio, poniendo límites, aunque los dominios que se encuentran en liquidación no suelen superar los 11 dólares.

Una vez hecho esto nos encontraremos con unos 70.000 resultados y claro está que puede ser realmente tedioso y no sé si hasta imposible comprobar uno por uno la situación exacta.

Como tenemos la posibilidad de exportar esa lista en un fichero .CSV, lo abriremos con una hoja de cálculo como Excel y trabajaremos sobre esos resultados, para ello deberemos fijarnos en otros puntos importantes, ya que al haber realizado una selección previa por edad, nos quedarán otras incógnitas por despejar:
//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Page Rank del Dominio

Para ello usaremos algún sistema que nos permita conocer el PR del dominio candidatos, al haber tantos una buena opción es contar con algún software que automatice todo el proceso, si queremos conocer el PR de varios dominios una herramienta interesante que es gratuita y online es PageRank Go con la que podremos conocer el PR en bloques de 25 dominios.

El pasado del nombre de dominio y su web

El webmaster más novel pensará que con estos factores es más que suficiente, sin embargo no podía estar más equivocado, ya que hay que contabilizar otros factores considerables antes de tomar una decisión.

Si se trata de un dominio expirado que ha estado con “vida” durante dos, tres, cuatro, diez o incluso quince años, está claro que ese dominio tiene un pasado y esto no puede pasarse por alto, no será igual si ha formado parte de un proyecto sólido, con actualizaciones y contenidos interesantes, que si desde sus inicios ha estado puesto a la venta.

Para conocer como era ese dominio en el pasado tenemos otra herramienta: Archive.org en el que encontraremos diferentes capturas que se han realizado de esa web en el tiempo, muy útil para darnos cuenta de que tipo de página se trataba.

Pensemos que si ese dominio tiene un PR elevado no siempre es consecuencia de unas prácticas saludables y puede que esté al borde de la penalización.

Temática del dominio

Si hemos utilizado la máquina del tiempo que ofrece Archive.org para chafardear sobre como era el pasado de esa web, también podremos haber descubierto que tipo de temática trataba y a que público iba dirigido.

Siento deciros algo, si váis a realizar un cambio de propietario Google va a tenerlo en cuenta, pero lo más importante, si la temática que tendrá el dominio adquirido no es la misma (o muy similar) a la que tenía en el pasado, es probable que al final acabéis perdiendo PR, posiconamiento y que todo el esfuerzo de búsqueda e inversión al final caigan en saco roto.
¿Es mejor comprar un dominio nuevo que uno expirado?
Respuesta políticamente correcta DEPENDE y si queréis que me moje os comentaré que todo es cuestión de tener en cuenta otros muchos factores, pero que es importante que el tema sea lo más similar posible, también decir que hoy en día lo que se tiene muy en cuenta es el contenido, la calidad, la frecuencia y que intentar atesorar un dominio que consideremos genial pero sin darle ningún tipo de utilidad es una tontería ante los ojos de los algoritmos de Google.

A veces controlar todo el proceso de vida del dominio o la web nos puede salvar de un pasado oscuro, incluso si ese dominio expirado ha sido penalizado, puede que vaya a ser incluso más costoso de posicionar que uno nuevo ahora bien, conozco gente a la que le ha salido muy bien la jugada adquiriendo uno de estos nombres usados, supongo que todo es cuestión de currárselo un poco para no meter la pata antes de comprar.

Diseño web

¿Por qué necesito una página web?

Me estoy encontrando con algo realmente curioso entre algunos emprendedores y empredoras que con entusiasmo ponen en marcha sus negocios, inviertiendo en algunos casos cantidades verdaderamente grandes de capital, pero que no ven como una primera necesidad tener una página web de su empresa o proyecto.

Un emprendedor que lanza su negocio, está pensando constantemente en nuevas formas de promoción, la idea es la de dar a conocer el negocio, obtener la tan ansiada visibilidad para que sepan de nosotros los clientes potenciales con el objetivo de que acaben mutando en clientes reales.

Hasta aquí el obejtivo parece bastante simple y además sabemos que internet puede ayudarnos a cumplirlo y sí parece que la mayoría de emprendedores lo crean y trabajen sobre sus redes sociales como Facebook, Twitter o incluso Google Plus, aunque sobre todo hablamos de la primera como principal y que parece que está a años luz en seguidores, por mucho que algunos usuarios le auguren un fin cercano.

Si con Facebook entro en contacto con mis clientes la pregunta que me hacen cuando les ofrezco mis servicios es ¿Para qué necesito una web? a lo que me quedo un poco estufeacto, tal vez porque le tengo una fe ciega a eso de disponer de una web corporativa, y también porque considero que una página web le da a la empresa cierta imagen de seriedad, que sin ella es más difícil de conseguir.
//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

La respuesta a una pregunta así tiene que pensarse realmente bien, a conciencia, ya que esa cuestión significa principalmente una cosa, es síntoma de que la persona que la realiza no cree en absoluto que deba invertir en una web.

Sin embargo el emprendedor ve como algo imprescindible y totalmente necesario contar con un gestor fiscal o pagar por una publicidad en algún que otro medio precios que a menudo son desorbitados…

¿El emprendedor ha perdido la fe en lo que puede conseguir su página web para su negocio?

Todo parece indicar que sí, que eso de una web es algo que no da resultados y esa conclusión es lamentablemente fruto de una página que tras días, semanas, meses y años no acaba aportando absolutamente nada, no se utiliza, no tiene visitas y acaba formando parte de ese conjunto de nombres de dominio expirados tras la dura decisión de renovar.

Cuantas veces he dicho eso de que una web sin promoción… ¿no sirve de nada?

En cambio, si le aplicamos esa promoción tenemos un medio que puede aportarnos la mayor parte de presupuestos de nuestro negocio, ni más ni menos, claro está que para eso nuestra página tiene que aparecer hasta en la sopa, en internet y fuera, hay que trabajar para conseguirlo y ese trabajo es cuestión de tiempo y por tanto también lo es de dinero.
Porque necesitas una web
Voy a pasar a hacer balance de los puntos por los cuales es necesaria una página web, teniendo en cuenta que algunos de ellos pueden ser tachados de subjetivos porque quizás soy muy entusiasta, pero es que estoy convencido de que es necesaria.

ARROJA SERIEDAD DE CARA A CLIENTES Y PROVEEDORES

El primer punto tiene que ver con algo tan sencillo como es que te tomen en serio cada vez que te presentes a un posible proveedor o a un posible cliente, no contar con un dominio propio suele ser motivo de desconfianza.

Incluso habría proveedores que no querrían trabajar contigo y lo mismo podría ocurrir con los clientes.

DA IMAGEN

¿Conocéis alguna multinacional de éxito que no tenga página web? Pues por algo será.

Por supuesto se trata de imagen corporativa, sea cual sea el tipo de producto que vendes, el servicio que ofreces o el tamaño de tu empresa, sea pequeña o grande, la idea que te puedan identificar correctamente con un logo, con tu marca, es fundamental.

TU WEB TE HACE GRANDE

Si eres autónomo tu página web te permite llegar a clientes que posiblemente jamás habrías imaginado, a ciudades o países donde quizás ni te habrías planteado que podrían ser una oportunidad para tí, y si tienes una pequeña o mediana empresa con más razón todavía.

ES UNA EXTENSIÓN DE TU NEGOCIO

Cuando tu no trabajas y estás descansando o en reuniones con otros clientes, puede que tu web esté siendo visitada por un potencial, si aportas la información suficiente en tu espacio web es más que probable que no tengas que explicar qué es lo que haces y qué no, pero en caso contrario podrán hacer la comsulta que crean oportuna.

AGLUTINA TODOS LOS PERFILES SOCIALES EN UN ÚNICO SITIO

Aviso para navegantes: Hay redes sociales como Linkdin que sólo te dejarán crear un perfil de empresa si cuentas con un dominio propio y si vas con tu corre del Gmail no podrás alcanzar un público más amplio.

Las redes sociales son necesarias en la empresa, pero una web te permite informar sobre cuáles son los perfiles reales y evitar confusiones.

TU WEB ES TU MARCA, TU IDENTIDAD

Una empresa que sea nombredeempresa.com es totalmente inequívoco y bastante inconfundible y aunque la recomendación siempre sea la de registrar la marca o el nombre comercial que vamos a utilizar, disponer de ese dominio en cuestión nos permite construir todo un ecosistema de “marca” entorno al nombre de dominio o lo que es lo mismo, la página web.

APARECE EN GOOGLE

Los usuarios buscan los servicios que ofreces en Google, así como en otros directorios, pero está claro que para aparecer en los primeros puestos del buscador o simplemente aparecer y más o menos controlarlo es teniendo una web propia.

COMPARTE CON TUS CLIENTES LO QUE HACES

Aquí seguramente me diréis que se puede hacer con un perfil de Facebook, pero voy un poco más allá, si quieres de verdad generar un contenido y que sea visible a tu público objetivo necesitas una web, en este caso un blog, y si además acabas compartiéndolo en las redes sociales entonces mucho mejor.

CONTROLA TU PROPIO ESPACIO LIBREMENTE

El problema de las redes sociales es que muchas veces hay criterior por los cuales no puedes escribir lo que realmente quieres o bien, como en el caso de Facebook, no todo lo que publicas le aparece en el timeline a tus seguidores, así que ten en cuenta ese factor.

DEMUESTRA QUE TU EMPRESA EXISTE

No es que tener una web con dominio sea una garantía de “chanchullo” pero es que no tenerla resta más que suma.

Además en cualquier momento una persona interesada puede buscar en el whois de un nombre de dominio para conocer si esa web existe desde hace mucho tiempo (o no) y si está registrada por muchos años, así como los datos de contacto y por tanto cerciorarse en caso de duda.

ENSEÑA TU NEGOCIO PÚBLICAMENTE

Muestra en tu web lo bonito que te ha quedado el local después de una reformas, el aspecto de tu oficina, de las instalaciones, ofrece la oportunidad a los visitantes que hacer una visital virtual.

CONSIGUE UN ESCAPARATE 24 HORAS

Mientras tu negocio está cerrado, en internet sigue abierto y no solamente está limitado a las tiendas online, también para cualquier otro sector, piensa que en cualquier momento pueden enviarte un presupuesto o una consulta directa.

OBTÉN PRESUPUESTOS o RESERVAS ONLINE

Tengo algún cliente que es un restaurante y se sorprenden cada año por conseguir reservas importantes, lo mismo ocurre con las solicitudes de presupuesto.

EVITA QUE TE SUPLANTEN

Crear un perfil en Facebook o Twitter con el nombre de otro o de otra empresa es tan fácil que da hasta miedo, de esta manera cualquier posible cliente que esté interesado sólo tendrá que entrar en tu web para asegurarse de los perfiles sociales “reales”.

DATE A CONOCER LOCALMENTE

Sí, habéis leído bien, localmente, tu página web te puede ayudar a eso porque sólo es cuestión de que tu nombre de dominio aparezca en tarjetas, furgonetas, carteles, anuncios… y esa primera imagen que se obtiene al entrar en la web también es genial para el público local.

Además con tu web podrás segmentar perfectamente a tu target y orientarlo según la ubicación desde la que entren.

DATE A CONOCER A NIVEL INTERNACIONAL

Por supuesto, si es posible hacer una orientación por idioma, en el caso internacional es algo que se hace más que necesario, pudiendo llevar a cabo las medidas necesarias para enfocar el servicio o producto hacia un mercado exterior, o ¿es que no quieres internacionalizar tu negocio?
CONCLUSIONES FINALES
//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Si a estas alturas y después de leer el artículo sigues preguntándote por qué necesito una página web entonces no se me ocurren más motivos y te aconsejo que busques en la red opiniones de emprendedores a quienes les ha ido muy bien con sus webs.

Lo decía en el comienzo del post, si pretendemos que nuestra página web dé unos resultados no podemos limitarnos a publicarla y ya está, es necesario trabajar diariamente para conseguir unos frutos, que finalmente llegan si las cosas se hacen como es debido, pero siempre es una tarea a medio-largo plazo, difícilmente conseguiremos algo espectacular en poco tiempo y debemos concinciarnos de que esto es así.

Marcarnos un plan de trabajo para nuestra página web hará que todo acabe siendo más fácil y sencillo, una rutina en la que dediquemos unos minutos a actualizar y promocionar, tampoco tenemos que pensar que hacerlo será complicadísimo y si no tenemos tiempo para ello, siempre hay profesionales que os pueden echar una mano y desde aquí me ofrezco para ello, estoy convencido de que el coste de una buena web, unido a la inversión por promocionarla acaba ayudando a cumplir los objetivos que nos habíamos marcado en nuestro negocio.

restaurante
Marketing online

Cómo mejorar la reputación online de un restaurante

Mejorar la reputación online de un restaurante es algo realmente delicado, sobre todo porque Internet está llena de portales en los que cualquier cliente (o no cliente) puede redactar una reseña explicando su experiencia y puntuando diferentes aspectos como la calidad, el servicio, la comida y así tantos atributos como queramos.

Vaya, en definitiva, que gracias a internet cualquiera se convierte en un crítico gastronómico…

Ahora bien, hecha la ley hecha la trampa, y en este sector la competencia es brutal porque la restauración ha pegado una bajada considerable y cada vez se usan más herramientas como el smartphone o la tableta para buscar información sobre donde ir a comer o a cenar.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Si utilizamos un buscador como Google, enseguida nos aparecerá el mapa en cuestión con la localización de varias opciones y si utilizamos una app, como puede ser El Tenedor,  o Trip Advisor (o la misma web), tendremos puntuaciones y opiniones de usuarios.

Si es un cliente que realmente está molesto con un determinado servicio o ágape, porque aquel día el plato en cuestión no salió como debiera, o el servicio fue más lento, o las circunstancias que sean, puede que esa crítica esté totalmente justificada.

Jamás se debe borrar un comentario negativo, pero siempre debemos ver si realmente se trata de una crítica que de verdad sea constructiva, o bien de alguien que lo que pretende es destruir, en cualquier caso la respuesta del community manager debe ser la de intentar conocer qué pasó y en todo caso intentar buscar una posible solución para arreglar las cosas, lo que pasa es que frecuentemente las personas que visitan un local de estas características suelen ser por una única vez y si son turistas es complicado.

Pero luego viene la otra cara de la moneda, la del típico troll, que por una razón u otra, puede que simplemente le tenga manía al propietario, sea de la competencia o porque sí, arremete contra ese restaurante como si fuera el peor del mundo, vamos que Chicote se queda en nada si lo comparamos con ese usuario, y lo peor de todo es que no hay manera de diálogo posible, es totalmente ridículo pretender hacer entrar en razón a alguien que no la tiene…

Si no se repite y se trata de un comentario o crítica aislada, entonces una opción es dejarlo estar, que no significa ignorar, mientras no se haga alguna alusión para actuar, pero ese comentario quedará ahí para siempre, grabado en el historial y al alcance de cualquiera que entre para decidirse, la lástima es no saber si ese comentario es de verdad real, corresponde a un cliente insatisfecho o si se trata de alguien que quiere hacer daño.
Algunos trucos
Está claro que si queremos mejorar la imagen online de un establecimiento dedicado a la restauración, la mejor manera de hacerlo es que nuestro servicio, comida y atención al cliente sean siempre exquisitos, porque eso se reflejará antes o después en los comentarios,y  por tanto frente a eso poco se puede hacer.
Clientes habituales que compartan en internet
En cambio podemos potenciar que los clientes habituales, los que sí están satisfechos con nuestro trabajo participen en las redes sociales hablando de nuestro establecimiento, sin querer tocar lo de las primociones y recompensas, a veces basta con poner en la carta “Si te ha gustado compártelo en las redes sociales” o “escribe tu reseña sobre el restaurante en Google”…
//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Es una idea fantástica que nos permitirá tener buenas reseñas y opiniones, al menos de aquellos clientes que normalmente no suelen pensar en la importancia de compartir todo lo que hacen y les gusta en internet.
Una red social fuerte
Da igual si hablamos de Facebook o Twitter, la idea de tener seguidores que adoren nuestro local es otro factor que debemos buscar, ya que en el momento de opinar seguro que lo harán de forma positiva, no está de más cuidar esa clientela fija.
Promociones y sorteos
Si sirve para cualquier otro tipo de negocio o marca, también servirá para un restaurante, incentivar a los clientes a comentar, simplemente a que digan “¿qué plato les gusta más?” y lo publiquen para entrar en el sorteo de una cena doble gratis, por ejemplo.
Acciones altruistas
Un restaurante solidario que se preocupe de los demás, que realice aportaciones y no solamente en los momentos puntuales como en Navidad, es otro aspecto que puede ayudar, se trata de la llamada responsabilidad social corporativa, válida también para este negocio.
Escribir un blog
Que en el mismo restaurante se comparta el día a día, con fotografías e información sobre los platos que se elaboran es algo que puede generarnos nuevos clientes que se sientan atraídos por lo que publicamos, del mismo modo es importante que los usuarios comenten, sobre todo si han probado alguno de esos platos…

marketing online
Publicidad

Cuando la publicidad falla

Todos los que amamos la publicidad y la consideramos como un arte o una ciencia recordamos spots de televisión míticos o sabemos reconocer perfectamente cualquier jingle, incluso a los pocos segundos de escuchar un anuncio distinguimos perfectamente el anunciante, y en algunos casos, y ya para nota, la agencia de publicidad que se encargó de él.

No soy publicista, no puedo decir que lo sea, soy un informático, una especie de creativo tecnológico, un geek, pero si tengo que definirme no considero que la mejor forma de hacerlo sea diciendo que soy una persona dedicada a la publicidad, a pesar de que uno de mis libros de cabecera sea el de Lluis Bassat “El libro rojo de la publicidad” y que haya estado tentado a cursar esa carrera, pero circunstancias de la vida me han llevado hacia otros derroteros.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

En la última entrevista que vi de Lluis Bassat, me llamó la atención algo que comentó cuando le preguntaron qué haría ahora mismo si tuviera que volver a dedicarse a la publicidad y la respuesta me sorprendió “Me iría a Estados Unidos a parenderlo todo de Internet”… simplemente “bravo” por la respuesta, que demuestra que hoy en día la revolución de la red de redes ha cambiado para siempre el mundo de la publicidad, al menos tal y como lo entendíamos hasta la fecha.

Como emprendedor tengo un presupuesto, una cantidad a invertir en publicidad cada mes, que intento distribuir pensando siempre en lo mismo, en el ROI, o lo que es lo mismo, que por lo menos se recupere lo que se ha pagado por anunciarse, aunque lo que a todos nos gustaría de verdad es ganar, rentabilizar lo que hemos puesto.

El problema de hoy en día es que tenemos muchos medios, más o menos tradicionales y más o menos novedosos donde pagar para que nuestra marca aparezca, el debate parece servido desde hace unos años para acá, ¿vale la pena jugarse todas las cartas de nuestro plan en Internet? o debemos contar también con los medios más tradicionales como son la prensa escrita, la televisión o incluso la radio.

Podemos pensar que anunciarse en Internet es barato, y podemos tener un presupuesto muy bajo para hacer una campaña low cost que nos permita clientes, de hecho en mi caso una campaña con Google Adwords me ha permitido, como mínimo, muchas llamadas y presupuestos, todo ello sin tener que haber invertido grandes cantidades cada mes y controlando ese gasto de forma constante, ya que pagamos por cada click que haga un usuario en nuestro anuncio, con un presupuesto fijo diario.

Sin embargo, dentro de Internet hay demasiado, tenemos directorios, prensa online, magazines, blogs, todos ellos de diversa temática y mucha incertidumbre a la hora de planificar y elegir, y podemos ampliar el presupuesto todo lo que queramos,obviamente…

Uno de los portales que utilizo como herramienta es la web de OJD, sobre todo en lo que hace referencia a los medios online, una ventana abierta hacia la audiencia que tienen las páginas y que de forma indudable nos hará calcular, de una forma sencilla, el impacto que puede llegar a tener un anuncio.
Cuando la publicidad falla
¿Pero qué ocurre cuando esa inversión publicitaria no se recupera?
Para un emprendedor que dispone de una pequeña cantidad puede ser una auténtica catástrofe, porque puede confiar en que esa inversión si que será rentable y de lo contrario, la sensación de estar tirando el dinero es horrible.
//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Yo mismo he tenido esa sensación con una experiencia negativa, anunciándome en un diario local, el coste mensual era de unos 300€ por un recuadro más bien pequeño, se trata de un medio que tiene aproximádamente 25000 ejemplares diarios de lunes a viernes y que consideré una oportunidad interesante para darme a conocer en un principio, pero en cambio, esa inversión en este medio concreto no generó movimiento en todo el mes, lo que supuso una cierta frustración.

Si la inversión publicitaria está muy repartida conseguiremos no jugarnos a una sola carta la efectividad de un determinado espacio publicitario y tendremos más posibilidades de que la campaña sea un éxito,  y sí, es algo que parece de perogrullo, pero que muchas veces el pequeño empresario, o incluso microempresario, como en mi caso, no siempre tiene en cuenta, porque da por sentada esa efectividad o ese retorno.

La confianza en un medio offline en este caso fracasó, pero distinta fue la experiencia del buzoneo, que sí me reportó algún que otro cliente y ese retorno esperado de la inversión.

Casos aparte son los que suponen la televisión y la radio, aquí las dudas son más elevadas, en parte porque el coste también es grande, si existe retorno, entonces podemos hablar de éxito, pero como no se produzca será un fiasco enorme, una pérdida demasiado considerable.

Para evitar que la publicidad falle debemos hacer un plan que no sea fantasioso, tocando de pies a tierra y muy importante, fijándonos siempre en lo que suele hacer la competencia, la que lleva más tiempo que nosotros y la que tiene más éxito, y entonces obtendremos una respuesta de qué es lo que tenemos que hacer, sobre todo porque a nivel publicitario, aunque no lo parezca, casi todo está inventado ya.

Además cada sector tiene su medio estrella donde anunciarse le reportará unos  resultados mejores que otros, no es lo mismo un taller de automóviles, que una tienda de ropa, que un abogado, un arquitecto o un diseñador web, eso está más que claro.

Tampoco será igual la competencia que encontrará en Internet, en la que los sectores tecnológicos sufren una competencia todavía mayor, teniendo que focalizar mucho el target por la localidad o por sectores, siendo siempre bastante complicado.

Ahora pondré el típico ejemplo tonto: Si mi enlace aparece en Francia, pero yo presto servicios sólo en mi localidad, por muchas visitas que reciba, tendré muy pocas posibilidades de retorno.

Soy el menos indicado para dar consejos en este sentido, porque yo mismo he metido la pata, aunque todo ello forma parte del aprendizaje y no a todos les funciona igual una campaña, aunque parezca mentira, la publicidad todavía guarda algo de azaroso sobre todo cuando lo que invertimos es pequeño y deben entrar en juego otros factores como la creatividad.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

moviles
Diseño web

¿Diseño responsive o webapp?

Como desarrollador de página web una de las cosas que me preocupan es cómo debo tratar el diseño de la parte móvil de mis páginas web, una vez queda claro que es importantísimo preocuparse por los usuarios que acceden de esta forma.

En otro post ya expliqué las dos maneras de conseguir que nuestra página sea lo más interesante posible para los que entran con su smartphone o tablet, pero parece que el auténtico dilema consiste precisamente en saber decidirse por uno de los dos métodos, o conseguimos que nuestra página se adapte al tamaño de la pantalla o bien hacemos que redirija a una versión específica que podríamos llamar webapp.

Creo que las dos cumplen con el cometido de que el visitante se encuentre “agusto” y pueda disfrutar del contenido, sobre todo el texto y las imágenes sin tener que ampliar tocando su pantalla, sin embargo en todo esto aparece un tercer elemento que tampoco hay que obviar y que se llama Google, y por supuesto que no diseñamos nunca para un buscador, pero sí nos preocupamos de que para quienes diseñamos realmente (que son las personas) nos encuentren como es debido.
//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Entonces mi pregunta, tan básica como necesaria, en realidad es ¿Y Google qué prefiere?

La respuesta podría ser clarísima, podríamos pensar que en realidad el buscador quiere una cosa o la otra, pero ni siquiera eso parece estar claro del todo, aunque intuyo que lo óptimo para ellos es el diseño responsive, algo que no me acaba de gustar, porque las versiones móviles, en mi humilde opinión, tienen un cierto encanto, en realidad para mí es como si estuviéramos delante de una aplicación o app.

Pero ese desarrollo de la webapp tiene un riesgo, el del contenido duplicado, que tan perseguido está por Google y la posibilidad de que exista un malentendido con esto y nos produzca el inconveniente de perder posiciones o nos penalicen (sin razón) es lo que me inquieta.

Parece ser que si queremos tener una versión móvil específica deberemos utilizar un subdominio m, es decir la cosa quedaría como algo así m.miweb.com…

Pero como soy muy creativo y a veces voy por libre, esto tampoco lo he aplicado a mis webapps y eso está mal, claro, pero la solución pasa por dejarle muy claro a Google, con su Google Webmaster y poniendo algo de código que se trata de una versión específica, que en ningún caso estamos intentando cometer ninguna especie de fraude para escalar posiciones.

En el blog oficial de Google nos dan alguna que otra explicación, sin que sean demasiado específicos, siempre con las típicas ambigüedades que suelen dar en los vídeos los ingenieros de la compañía, pero en el que intuimos que ambas opciones son aptas: Blog de Google Webmaster 

Si la pregunta la hacemos de forma un poco más concreta, por ejemplo ¿cuál de las dos versiones móviles tendría más éxito?, entonces seguro que la respuesta puede ser algo distinta, pero os voy a comentar algo desde la más humilde de las opiniones, de alguien que se encuentra en un constante aprendizaje, que al final lo que ocurre es esto, estamos volviendo a aprender una y otra vez, como decía lo más importante será lo que hagamos después de haber diseñado la parte móvil.
//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Porque en esto ocurre como con cualquier otra página web que hayamos desarrollado, la parte posterior de promoción no debe olvidarse jamás, es tan importante que por bien realizada que esté si no entra nadie, si no capta clientes, si no genera, será un auténtico fiasco, por muy bien que esté.

Quizás soy muy entusiasta con este punto, pero soy un acérrimo convencido de que el marketing online funciona y de que en el mundo móvil también, con la particularidad de que quizás sea más fácil posicionarse mejor a nivel móvil, porque no hay tantas páginas realizadas, aunque el tema va subiendo y habría que darse prisa, por suerte para los que nos dedicamos a esto el mundo del web móvil está todavía un escalón por debajo a la hora de ser explotado.

Claro que esto no responde a la pregunta de si es más interesante que sea responsive o webapp, pero al menos tenemos una ligera idea de por donde tenemos que comenzar a trabajar.