Diseño web

Alternativas a Dreamweaver

Dreamweaver es un programa que sirve para el desarrollo y diseño web y que durante mucho tiempo ha sido el líder indiscutible, aunque con defensores y detractores a partes iguales.

Lo primero que hay que decir es que si realmente quieres diseñar webs lo mejor que puedes hacer es aprender a programar, a tocar código, aunque esto parece que sea algo que dé alergia, sobre todo a diseñadores y profranos de la materia, que persiguen un programa con el que poder realizar una web de forma intuitiva.
Kompozer
Si buscas algo similar a Dreamweaver pero en su versión freeware puedes probar Kompozer, que está disponible no solamente para sistemas operativos Linux, también para Windows, aunque a mí personalmente no me acabe de convencer, he de confesar que soy un enamorado de Adobe…
Web oficial de kompozer
Artisteer
A los alérgicos a la programación les recomiendo este programa, Artisteer tiene todo lo que necesitas para diseñar tu página web, incluso puedes desarrollar de una manera fácil plantillas para WordPress, Drupal o Joomla…

La versión más económica vale 49,95$, aunque con algunas opciones limitadas, mientras que la más cara sale por 129,95$.
//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

El programa está disponible únicamente para el sistema operativo Windows y su interfaz es bastante similar a la de un Microsoft Word, al menos en cuanto a menús.

Puedes elegir plantillas predefinidas de prácticamente todo y también de elementos como slides, menús, etc.

Otro punto que es realmente fascinante es que la página web que diseñes será responsive, automáticamente este software dota a tu web de esa característica.

Lo único malo es que si quieres modificar cualquier cosa con código puedes encontrarte con algún problema que otro…
Web oficial de Artisteer
Flux
Flux es una app para Mac que te permitirá diseñar webs, tanto si tienes conocimientos de programación como si nunca has tocado código, también puede ser una forma de aprender a programar código, o por lo menos de entender la estructura de los sitios web con sus etiquetas y hojas de estilo.

Realmente en la quinta versión del software parece que han mejorado algunos escollos de las anteriores, pudiendo modificar el código y viendo el resultado en vivo, o viceversa.

Lo encontrarás en el App Store por unos 100€.
Alternativas a Dreamweaver
Siempre que pienso en qué haríamos si no existiera Dreamweaver me viene a la cabeza cualquier editor de código que existe, los hay gratuitos y potentes para prácticamente todos los sistemas operativos, en cambio aplicaciones como la de Adobe agilizan algunos procesos para no tener que ir picando código constantemente o por si tienes que recordar alguna cosilla.

Buscar hoy en día alternativas a Dreamweaver es acabar dándose de bruces contra una realidad y es que no vas a encontrar ningún otro programa tan bueno y completo y es más, la inversión que puedas hacer hoy en día ya no es tan descabellada como hace unos años, cuando la única posibilidad era rascarse el bolsillo pagando grandes sumas.

Hoy en día con Creative Cloud (si es que realmente lo necesitar para trabajar claro está), tienes en modo de suscripción el programa en cuestión por un precio bastante ridículo, con lo que yo no lo pensaría demasiado si la idea es hacer un uso profesional.

Si en cambio es para hacer alguna web por hobbie, por ejemplo, tienes las opciones que he mencionado antes…
//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

new-york
Varios

CSI Cyber

De la serie de ficción CSI podemos pensar muchas cosas, hemos visto pasar todo tipo de protagonistas, tramas, historias, pero su éxito a escala mundial es totalmente indudable.

Normalmente el escenario en el que tenía era una ciudad, siempre la misma, pero en esta ocasión los productores de la serie tuvieron la genial idea de poner en marcha una nueva versión basada en los delitos cibernéticos, llamada CSI Cyber.
//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Protagonizada por Patricia Arquette, la reciente ganadora de un Oscar, la serie representa a la división de delitos cibernéticos del FBI, con sede, como no, en Quantico…

Sólo he necesitado tres capítulos para darme cuenta de que la serie en sí no me gusta, y vuelve a quedar patente aquello de que los informáticos tenemos una imagen un tanto distorsionada, a menudo como freaks, a veces como locos y en otras como si todos tuviéramos un punto de síndrome de Asperger, que por lo general no nos suele quitar nadie.

A parte de darme la sensación de que la serie ha servido para recuperar del olvido a algún que otro actor, los argumentos tampoco eran tan malos, pero algún gazapo que otro, detectable por cualquiera que esté más o menos “puesto” en esto de las nuevas tecnologías es lo que me ha hecho desistir definitivamente.

Y reconozco que el primer capítulo lo seguí con cierto entusiasmo…

De todas las versiones de la saga, reconozco que es, de lejos, la más floja de todas, y ya veremos si realmente al público le gusta, como entretenimiento puede que tampoco esté mal del todo, aunque a mí me parece algo desapacible.

No es la primera vez que se hace una serie o una película dedicada a la informática, todos recordamos Matrix, como un film de culto para algunos y seguramente a otros tantos les pareció un auténtico rollo.

Peor aún fue Hackers (piratas informáticos) película del año 1995 y en la que aparecía una jovencísima Angelina Jolie, capitaneando una especie de tribu de punks enganchados al ordenador y cuya virtud era acceder a los ordenadores ajenos…

Lo peor de todo no es esa imagen que se daba en la película de los informáticos, lo que realmente me inquietaba era como se inventaban la manera en que los piratas entraban, como si se tratara de un videojuego o algo parecido, claro está que si hubieran optado por la realidad hubiera sido mucho menos divertido.