internacionalizar
Emprendedores Marketing

Los problemas de internacionalizar una empresa

Es un tema del que se ha hablado mucho, está en boca de todos los empresarios que al ver que localmente no tienen tantas oportunidades, pueden expandir mercado hacia otros países, a veces pensamos que se trata de una solución cuando las cosas no van tan bien, porque llegamos a creernos que en otros lugares la situación económica es más positiva, mientras que en otras ocasiones simplemente se ve como una oportunidad de negocio.
//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

También puede ocurrir que nos demos cuenta de que nuestro sector aquí se encuentra muy explotado, mientras que en otras zonas todavía no ha ocurrido, esto es algo que hemos encontrado con la burbuja inmobiliaria, cuando aquí ya hacía tiempo que se había desinflado, en países como Brasil es ahora cuando más necesitan personal y empresas que se dediquen a la construcción.

A causa de la infraestructura necesaria, podemos pensar que poder vender productos al exterior o bien ofrecer servicios, es algo destinado a grandes multinacionales, pero que como autónomos o pymes no podemos hacer frente a ello, y pensar así es realmente un error, es cerrarse las puertas de par en par.
Internacionalizar sí, pero con ciertos límites
Mis clientes se encuentran en todo el mundo. No importa que sea Nueva York, Londres, Sydney o un pueblecito de Portugal…

¿Habéis oído hablar del dicho que sentencia el que mucho abarca poco aprieta? Pues en este caso no hay más, siempre es preferible abrir mercados poco a poco, siendo conscientes de todo lo que supone esa operativa, sobre todo si nuestra infraestructura es más bien pequeña.
Fiscalidad y leyes de cada país
Saber cómo tendremos que hacerlo a la hora de facturar es realmente imprescindible, conocer las leyes en materia de negocio o por lo menos sobre el tipo de sector en el que trabajaremos es otra de esas cuestiones que nos puede quitar el sueño, también por esta razón es mejor que centremos nuestros esfuerzos en países muy concretos, al menos al principio.
Capital necesario para invertir en el exterior
Imaginemos que somos un diseñador web de Barcelona que quiere comenzar a ofrecer sus servicios en Francia, por decir un país más o menos cercano, aunque podemos creer que realizaremos toda nuestra operativa online, a veces se hace necesario desplazarse al ver al cliente, todos los costes relacionados con ese viaje ya suponen un cierto gasto.

Oficinas, publicidad, burocracia, asesores, personal… todo ello supone un cierto gasto que es necesario cubrir.

Deberemos tener una cantidad pensada para invertirla en nuestra internacionalización, por pequeño que sea el proyecto.
El idioma es importante
Ahora es cuando recuerdas las palabras de tus padres de lo importante que era conocer idiomas…

El inglés está muy bien y nos servirá para cubrir una buena parte del mapa, desde luego si hay un idioma para los negocios sin duda es este.

Ahora bien, si vamos a dirigirnos a países similares al nuestro, deberemos pensar a dirigirnos al target de la manera adecuada.

Gracias a las herramientas como Skype, ahora es posible traducir la videoconferencia, pero siempre es preferible que si no conocemos bien el idioma del interlocutor, por lo menos utilicemos traductores profesionales, y no me refiero a Google Translate si no a una persona preparada que nos ayude.
Ayudas a la internacionalización
Aunque parezca mentira los entes locales están ofreciendo ayudas para poder realizar la inversión necesaria y así cumplir nuestro sueño de convertir nuestra empresa en una multinacional.

Como siempre lo que nos solicitarán será un buen plan de marketing, lógicamente se asegurarán (en medida de lo posible) de que el proyecto que avalen sea rentable.
//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

autonomo trabajando
Emprendedores

No es país para autónomos

A los políticos se les llena la boca cuando hablan de creación de empleo, prometen cantidades de puestos de trabajo como si los sacaran de una chistera o como si dependiera de ellos, cuando dicen que crearán 600.000 puestos, me pregunto de dónde piensan sacarlos, porque en empleo público seguro que no y que yo sepa las empresas no es que lo tengan fácil.

Da igual quien gobierne, legislatura tras legislatura los grandes olvidados somos los autónomos, ser autónomo para los que mandan en este país es una especie de privilegio, somos tan privilegiados que no merecemos los mismos derechos que los que trabajan por cuenta ajena.

Hay autónomos que son capaces de ganar millones cada mes, pero la gran mayoría luchamos por intentar conseguir un sueldo más o menos decente para vivir, y en cambio tenemos que pagar cada mes cuotas abusivas, independientemente de las cantidades recaudadas.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

La tarifa plana de autónomos ha sido un acierto, pero lo digo con la boca pequeña, porque desde el principio ha estado llena de incongruencias y desagravios, al principio solo al alcance de los menores de 30 años, después se amplió…

Hablando de incongruencias, si se supone que la intención de esa tarifa plana era potenciar el empleo, se antoja curioso que un autónomo que se acogiera a esa tarifa no pudiera contratar a nadie o algo tan normal como formar parte de una sociedad mercantil.

Las cuotas que los autónomos pagamos a la Seguridad Social no solamente son abusivas, si no que no nos sirven de nada si pretendemos tener una jubilación más o menos decente, vaya que si queremos tener una pensión que valga la pena toca pagar y pagar mucho.

Si comparamos la situación que tenemos con respecto a otros países europeos, entonces nos ponemos las manos a la cabeza, deberíamos pagar 50€ a la Seguridad Social SIEMPRE, y según los ingresos que tengamos un porcentaje, esto sería mucho más justo.

No es lo mismo pagar 50€ que 260€ de saque… ¿y si un mes ha ido mal y lo que ingreso es muy poco?, y si lo ponemos peor, ¿qué pasa si un mes no ingreso nada? Debería existir la posibilidad, de alguna forma, de proteger a los autónomos en aquellos momentos en los que las cosas no hayan ido bien.

Otra fórmula que creo que se podría aceptar es que aquellos autónomos que no lleguemos un mes al salario mínimo interprofesional, no tengamos porque pagar la cuota correspondiente a ese mes.

Personalmente preferiría no cotizar si un mes no ingreso lo suficiente, pero eso es algo que no importa, el último día de mes te encuentras con el cobro en la cuenta bancaria, desde luego si realmente se quiere potenciar el autoempleo, deberían comenzar por tomar decisiones de cambiar algo.

 

Emprendedores Otros

Persiguiendo sueños

Ahora está muy de moda, sobre todo en el canal de televisión público español, todo tipo de programa pensado en “ayudar” a los demás, o en intentar ayudar a los emprendedores, ya existen un par, y ahora parece que viene otro más, en el que una serie de inversores escucharán las ideas y proyectos de varios emprendedores, y a parte de aconsejar se dedicarán a apoyar económicamente aquellas opciones que sean más interesantes, bueno, al menos las que ellos así lo crean.

Ya hace mucho tiempo que tengo mi idea, mi plan de negocio, mis dominios comprados, las páginas web corporativas diseñadas, pero no publicadas, y sólo me falta el empujón final, ese empujón consistente en saltar al vacío e intentarlo.
//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Supongo que mi caso es el típico de aquel trabajador que se queda sin empleo, con su indemnización, después de unos cuantos años, sus ahorros, y la cabeza llena de proyectos e ideas.

La idea algo difuminada de trabajar por mi cuenta se aclara cuando voy descubriendo el know how de algunas empresas, algunas de ellas sorprendentemente funcionan y otras no tanto… y entonces me pregunto ¿por qué mi idea, mi plan, no tendría que funcionar?

Ese es el riesgo, ser emprendedor no es un parado que se hace empresario, o un ex-currante que se ve obligado a currar por su cuenta, porque no tiene más remedio, aunque hay muchos casos así.

Pero el riesgo, ese riesgo es muchas veces algo que nos aterra, tanto, que incluso estaríamos dispuestos a aceptar cualquier trabajo chungo en el que se nos paguen cuatro duros al mes, a cambio de una estabilidad, aunque eso suponga tener que dedicarnos a algo que no sea lo que más nos guste, o teniendo un personal por encima nuestro con unos criterios antagónicamente opuestos a los nuestros.

Hace un tiempo ser autónomo, era una opción más con ese riesgo, pero hoy en día, en mi opinión, comienza a ser una especie de necesidad.

Me explico, mi idea de ser autónomo es la de trabajar duro por conseguir unos mínimos ingresos, y haciéndolo con varios frentes abiertos.

Esto significa que un autónomo, puede trabajar por cuenta ajena por las mañanas, y por cuenta propia por las tardes, o aceptar empleos temporales, con los que poder sustentar ambas posibilidades, al menos en un principio, o incluso con contratos mercantiles, dependiendo de la ocasión, y de los proyectos o trabajos.

Tal y como están las cosas, no descarto tirarme a la piscina y poner en marcha esas ideas, transformadas en un negocio, total, ¿qué puede pasar?