cliente satisfecho
Posted on / in Marketing

Clientes satisfechos

No hay nada mejor que un cliente tuyo te diga que está muy contento con el servicio que le ofreces y que de todos los profesionales con los que ha trabajado eres el que mejor ha sido capaz de plasmar lo que buscaba en su proyecto, es una satisfacción enorme que te hace mirar hacia adelante y continuar dedicándote a esto.

Pero a veces tener clientes satisfechos no es tan fácil, ahora me viene a la memoria cuando trabajaba para terceros y a veces tenías que ir al son que marcaban las políticas comerciales elaboradas por unos cuantos eruditos en sus departamentos de marketing, los que deben aplicar las normas, los que están ante el público son muchas veces los que se encuentran en tierra de nadie, porque no pueden tomar decisiones directamente ni sobre aspectos tan básicos como el precio, por ejemplo.




Hay sectores en los que ser capaces de mantener a un cliente contento es toda una odisea, la telefonía por ejemplo es uno de los más crueles y despiadados sectores que encontramos, tan impersonal como el hecho de que el cliente, hasta hace poco se cambiaba de compañía simplemente porque le regalaban un smartphone, bien, he dicho simplemente como si este práctica no fuera una razón de peso.

Y es que llegó el punto en el que para los operadores parecía ser mucho más importante captar que fidelizar, es decir tratar mejor a los nuevos clientes que los que habían permanecido desde los orígenes, era el momento en el que el cliente te decía “es que he estado 10 años con ellos…” con cara de cordero degollado, sintiéndose maltratado, y entonces como representante de esa marca, por decirlo de alguna manera ¿qué le dices?.

Otras veces los clientes simplemente querían que le rebajaras el precio del modelo de teléfono un poco, para pagar menos que en la tienda de al lado, y por supuesto no podías, porque estabas atado de pies y manos.

Precisamente haber trabajado durante tantos años en sectores como la telefonía me dan ahora una visión un tanto particular de como debe ser la atención al cliente de mi pequeño negocio, por supuesto siempre hay que saber escuchar qué es lo que necesitan en cada momento, en mi caso huyo de la agresividad de los comerciales que lo que en realidad intentan es generar necesidades, son esos clientes de un día, que ya no volverán.




A mí me interesa que mis clientes lo sean para siempre, por lo menos intentarlo, que estén felices de que sea yo quien le diseñe la página web, le lleve la gestión de sus redes sociales, le desarrolle una app o simplemente le prescriba el mejor ordenador, tanto da, y eso se consigue con tiempo, pero también es un proceso un tanto artesanal, que cosas hablar de algo artesanal en un mundo de tecnología como en el que estamos, ¿verdad?.

Es una opinión muy personal, pero creo que ahí es donde reside la clave, tan alejada de las grandes corporaciones, en las que tanto empleados como clientes son sólo un número y nada más, y eso el cliente lo nota y no le gusta absolutamente nada, pero creo que eso todavía no lo han notado ciertas empresas…

Tags:

Deja un comentario