internacionalizar
Posted on / in Emprendedores, Marketing

Los problemas de internacionalizar una empresa

Es un tema del que se ha hablado mucho, está en boca de todos los empresarios que al ver que localmente no tienen tantas oportunidades, pueden expandir mercado hacia otros países, a veces pensamos que se trata de una solución cuando las cosas no van tan bien, porque llegamos a creernos que en otros lugares la situación económica es más positiva, mientras que en otras ocasiones simplemente se ve como una oportunidad de negocio.




También puede ocurrir que nos demos cuenta de que nuestro sector aquí se encuentra muy explotado, mientras que en otras zonas todavía no ha ocurrido, esto es algo que hemos encontrado con la burbuja inmobiliaria, cuando aquí ya hacía tiempo que se había desinflado, en países como Brasil es ahora cuando más necesitan personal y empresas que se dediquen a la construcción.

A causa de la infraestructura necesaria, podemos pensar que poder vender productos al exterior o bien ofrecer servicios, es algo destinado a grandes multinacionales, pero que como autónomos o pymes no podemos hacer frente a ello, y pensar así es realmente un error, es cerrarse las puertas de par en par.

Internacionalizar sí, pero con ciertos límites

Mis clientes se encuentran en todo el mundo. No importa que sea Nueva York, Londres, Sydney o un pueblecito de Portugal…

¿Habéis oído hablar del dicho que sentencia el que mucho abarca poco aprieta? Pues en este caso no hay más, siempre es preferible abrir mercados poco a poco, siendo conscientes de todo lo que supone esa operativa, sobre todo si nuestra infraestructura es más bien pequeña.

Fiscalidad y leyes de cada país

Saber cómo tendremos que hacerlo a la hora de facturar es realmente imprescindible, conocer las leyes en materia de negocio o por lo menos sobre el tipo de sector en el que trabajaremos es otra de esas cuestiones que nos puede quitar el sueño, también por esta razón es mejor que centremos nuestros esfuerzos en países muy concretos, al menos al principio.

Capital necesario para invertir en el exterior

Imaginemos que somos un diseñador web de Barcelona que quiere comenzar a ofrecer sus servicios en Francia, por decir un país más o menos cercano, aunque podemos creer que realizaremos toda nuestra operativa online, a veces se hace necesario desplazarse al ver al cliente, todos los costes relacionados con ese viaje ya suponen un cierto gasto.

Oficinas, publicidad, burocracia, asesores, personal… todo ello supone un cierto gasto que es necesario cubrir.

Deberemos tener una cantidad pensada para invertirla en nuestra internacionalización, por pequeño que sea el proyecto.

El idioma es importante

Ahora es cuando recuerdas las palabras de tus padres de lo importante que era conocer idiomas…

El inglés está muy bien y nos servirá para cubrir una buena parte del mapa, desde luego si hay un idioma para los negocios sin duda es este.

Ahora bien, si vamos a dirigirnos a países similares al nuestro, deberemos pensar a dirigirnos al target de la manera adecuada.

Gracias a las herramientas como Skype, ahora es posible traducir la videoconferencia, pero siempre es preferible que si no conocemos bien el idioma del interlocutor, por lo menos utilicemos traductores profesionales, y no me refiero a Google Translate si no a una persona preparada que nos ayude.

Ayudas a la internacionalización

Aunque parezca mentira los entes locales están ofreciendo ayudas para poder realizar la inversión necesaria y así cumplir nuestro sueño de convertir nuestra empresa en una multinacional.

Como siempre lo que nos solicitarán será un buen plan de marketing, lógicamente se asegurarán (en medida de lo posible) de que el proyecto que avalen sea rentable.



Deja un comentario