¿Vale la pena un ChromeBook?

¿Vale la pena un ChromeBook?

//

Javier Arevalo

Os pongo un poco en situación, tras muchos años con mi viejo MacBook Pro, al que le he ido metiendo mucha caña, necesitaba un equipo que fuera mucho más ligero, y por supuesto ya estaba pensando en los nuevos MacBook tanto el Pro como el Air, que a buen seguro cubrían mis necesidades… pero aquí es donde está el tema, ¿cuáles son esas necesidades?, básicamente esto es lo que deberíamos tener en cuenta a la hora de decantarnos por un ordenador, teniendo en cuenta las prestaciones y por supuesto el presupuesto que le vamos a destinar.

Mi viejo MacBook Pro está actualizado, le he ampliado ram, le he cambiado el disco por un ssd, pero lo veo muy grandote, y necesito algo más ligero, además me doy cuenta de que prácticamente solamente lo uso para temas relacionados o bien con el trabajo (a partir de una aplicación que se usa con el navegador) o bien para mis blogs y páginas web, editando alguna imagen para algún post, y si me apuras también para escuchar música con Spotify, además de funciones como el correo, el calendario (uso principalmente Google por temas de comodidad básicamente).

Le sumo al tema de las necesidades personales el hecho de que sea pequeño y manejable, no quiero una pantalla grande, y evidentemente que no tenga mucho peso, porque es para estar con él cuando estoy en el sofá, o para llevármelo a alguna parte sin problemas ni que me abulte muchísimo.

Con todo ello, mi presupuesto inicial era de unos 1000€, digo inicial, porque con todo iba muy encaminado a adquirir el MacBook Air de Apple, pero como decía antes, mis necesidades actuales no son realmente muy complejas.

Antes de comprar nada rastreo un poco el mercado, me encuentro con los ordenadores portátiles con Windows, los de toda la vida (algunos tienen una versión reducida llamada Windows S), y también hay otros equipos con Chrome O.S., los llamados ChromeBook, con unos precios muy rebajados en comparación con el resto.

Miro prestaciones y no me convence sobre el papel porque llevan un procesador Intel Celeron, poca memoria y prácticamente no llevan espacio en disco, por lo menos las versiones más básicas, todo esto te hace dudar bastante, pero hay un punto que no tenemos en cuenta, y es que el sistema operativo que lleva está basado en el navegador Chrome, y esto significa que es muy, pero que muy ágil, que no necesita tantos requisitos mínimos como puede hacerlo un equipo que lleve otro sistema.

Veo que hay un ChromeBook muy económico (no llega a los 200€), el Acer Chromebook 311, pequeño, muy ligero, con pantalla de 11,6», con un procesador Intel Celeron (que en otros casos ya hubiera descartado), con 4Gb. de ram y un eMMC de 32Gb…

No es ni mucho menos comparable a otros equipos de gama media o alta ni mucho menos, pero volvemos de nuevo a mis necesidades.

Que oye, queda muy bien tener un blog y estar en tu cafetería preferida escribiendo con tu macBook, es super cool, pero voy a ser eminentemente práctico esta vez y además, sigo conservando el portátil de Apple…

Adquiero el ChromeBook 311 en PC Componentes y en nada ya lo tengo en mis manos, después de unos meses de uso para trabajo y ocio mis conclusiones son las siguientes:

¿Vale la pena un ChromeBook?

La respuesta es que sí, para la gran mayoría de usuarios un ChromeBook vale la pena, en parte porque lo utilizarás para cosas como navegar por internet, ver contenido en streaming (Netflix, Disney, Dzon, etc.), escuchar música (Spotify..), Uso de correo electrónico, videoconferencias, para trabajar con documentos, etc. o en el caso de estudiar exactamente lo mismo.

Para la mayoría de usos puede resultar una gran opción, sobre todo si estás acostumbrado al universo Google.

Arranque y puesta en marcha

Sorprende el arranque, cuestión de segundos, literal, visto y no visto, no tarda absolutamente nada, lo conectas a tu cuenta de gmail y listo.

Acostumbrado a tener que esperar para que todo esté listo, en este caso apretas el botón y ya está, como si fuera algo mágico, abres Chrome y lo mismo, no tarda NADA, increíble, y eso que estamos hablando de un Celeron.

La explicación es simple, se trata de un sistema sencillo, pero gracias a eso, a no tener que cargar aplicaciones de inicio permite entre otras cosas tenerlo todo preparado en un chasquido de dedos.

Productividad

Está bien, vamos al lío, a nivel de productividad puede ser una herramienta idónea para todo lo que son tareas ofimáticas, o para realizar tareas como documentos, hojas de cálculo, calendario, etc.

Tanto si trabajas con las apps de Google, como si usas la suite de Microsoft, no deberías tener problema alguno.

En cuanto a conexiones en remoto, también es posible realizar conexiones a un escritorio remoto desde tu equipo, por tanto no supone tampoco un quebradero de cabeza.

Donde quizá tengo mis dudas es cuando nos metemos en tareas un poco más complejas.

Para un blog en el que tienes que escribir usando el mismo navegador (WordPress…) y editar de vez en cuando alguna imagen (tienes un editor propio listo para usar) todo ok, incluso si necesitas alguna app más especifica las tienes disponibles igualmente (me refiero a la edición de imágenes).

Sin embargo para otros menesteres dudo, edición gráfica compleja, como renders o con programación (sobre todo si tienes que instalar alguna cosa además de un editor de código).

Pero vaya, que volvemos al tema inicial, todo depende de las necesidades.

Rendimiento

Veamos…

No puedo comparar un Seat Panda con un Porsche, aquí tan solo me limito a hablaros de las sensaciones que he tenido a la hora de trabajar con este sistema operativo, en un equipo de una gama muy de entrada.

El rendimiento es excelente cuando trabajas con el navegador, ninguna pega, pero reconozco que si tienes alguna otra app abierta y vas trabajando puede que sea donde lo notes un poco, pero repito, que eso depende sobre todo de los requisitos del equipo, más que del sistema.

En todos estos meses no se me ha colgado ni una sola vez, teniendo al mismo tiempo navegador abierto, aplicación para editar imágenes y Spotify, correcto.

¿Y el espacio de almacenamiento?

El disco duro que tiene es un eMMc de 32 gb., que realmente da para lo que da, para poco, está pensado sobre todo para su uso con Drive.

Pero tienes opciones para poder cubrir esta necesidad, la más sencilla la de un pendrive con más espacio, un disco duro externo, pero no es ni mucho menos la más inteligente.

Si estás acostumbrado a trabajar en la nube, la solución te la puede dar precisamente el cloud, contratando ese espacio que necesitas, usando Google One, que te aportará ventajas, además de tener ese contenido disponible en otros equipos, podrás realizar copias de lo que tengas en tu dispositivo móvil, sea un Android o un iPhone.

Seguridad

Quizá te preocupe la seguridad de tu ChromeBook, aquí el dilema está resuelto, podrás instalar un antivirus de la misma manera que harías con un equipo que tenga Windows o que sea Apple.

Lógicamente nadie está a salvo de las vunerabilidades ni de agujeros de seguridad que puedan existir, y por tanto no existe el sistema impenetrable, a pesar de que algunos son más complicados que otros.

En el caso de los ChromeBook la seguridad es primordial, aunque sí existen las vulneribilidades típicas que puedes encontrar tanto con las apps descargadas desde Play Store como de las extensiones.

Deja un comentario