iphone se
Posted on / in Mobile, Telecomunicaciones

Por qué busco un smartphone pequeño pero potente

Nos hemos vuelto locos con el tamaño de los smartphones que hoy en día están disponibles en el mercado, pantallas de 5, y 6 pulgadas, totalmente enormes, que se han convertido en una auténtica tendencia y que sin duda son los que tienen más salida (el consumidor, como siempre, manda).

En mi caso, en cambio, pienso que la pantalla del teléfono en cuestión no debe ser algo tan importante, y también os voy a poner en situación del uso que le voy a dar a mi terminal para argumentar esto.

Soy un enamorado de Apple, como muchos de vosotros sabréis, pero en los últimos años también me ha encantado la evolución de Android, así como la de algunos fabricantes, y más aún teniendo en cuenta el tema económico, funciones similares pero con una diferencia de coste muy significativa.

De pasar a tener un iPhone 4, que por cierto todavía sigue funcionando como el primer día, de no ser por la falta de actualizaciones (lo mismo me ha ocurrido con el primer iPad…), me decidí a dar el salto a un smartphone con una pantalla más grande, al creer que en ese sentido Apple había perdido un poco la esencia, la de Steve Jobs enseñando lo fácil que era de usar con una sola mano su iPhone, opté por un modelo con Android.




Busqué entre todas las opciones por alguna opción que a nivel monetario no me supusiera ninguna barbaridad (por si no me acababa de gustar) y por otra que me sirviera para todo lo que solía hacer, finalmente mi decisión fue la del Asus Zenfone 2, un modelo que ha respondido bastante bien y que me ha satisfecho, sobre todo para cosas como trabajar, Google Suite, etc., no he echado en falta el iPhone 4 en ningún momento, excepto para una tarea.

Por qué ahora busco un smartphone pequeño

Ahí viene el tema en cuestión, cuando he decidido llevarme el Asus a correr o al gimnasio, la verdad es que me ha sobrado, y mucho, en la mayoría de ocasiones.

He probado brazaletes (excesivamente grande y pesado), y cinturones especiales, pero la verdad es que más que el tamaño (que también), es ese peso lo que ha acabado por no hacer agradables mis entrenamientos de running.

Además lo único para lo que estaba usando el smartphone al correr era para escuchar música de mis listas de Spotify, con lo cual era necesario.

¿Todos los smartphone pequeños son de gama baja?

Pero que un smartphone sea pequeño (o compacto) no tiene porque suponer que sea de gama baja… pero por desgracia la mayoría de los modelos que he estado rastreando tienen unas prestaciones realmente pobres.

Con S.O. Android solamente se salva (un poco) de la quema el BQ 4,5 Android One, no es que sea el mejor de ellos, el procesador es Mediatek (no es mi preferido), pero al menos los 2 Gb. de RAM y las actualizaciones directamente de Google, y el sistema operativo sin personalizar,  me resulta interesante.

El resto de modelos con ese sistema no me han gustado absolutamente nada.

Y después queda volver a un iPhone, el modelo en cuestión es el iPhone SE, que cumple con la idea de usarlo con una mano, con una pantalla de 4 pulgadas, mucho más liviano que el 4, 4S…, y muy importante, con unas prestaciones del nivel de los últimos modelos que está sacando el fabricante.

Además me puedo ahorrar unos cuantos euros por acabar adquiriendo el SE, y seguir disfrutando del ecosistema iOs totalmente actualizado.

La tendencia de los smartphones pequeños

Ahora la tendencia es la de los smartphones grandes, pero estoy convencido de que se trata de algo temporal y cíclico, cuando los weareables se acaben imponiendo, el tamaño de las pantallas no creo que deba ser algo tan importante, aunque ahora mismo me siento como un salmón nadando a contracorriente, por lo menos en cuanto a teléfonos inteligentes se refiere.

 




Deja un comentario