estacion-de-tren
Informática Internet

¿Es seguro el WiFi?

Navegar utilizando una red inalámbrica como la que nos puede proporcionar un router a través de un proveedor de cable o ADSL se ha convertido en algo tan habitual que solemos conectarnos sin pensar demasiado en ello.
WiFi doméstico
El WiFi de casa es en ocasiones el más vulnerable de todos, sobre todo si lo dejamos tal y como está, con el nombre de usuario y contraseña  que vienen “de fábrica”, tan sencillo de hackear como descargarse una app gratuita que se encuentra en cualquier Play Store desde un smartphone o tablet Android.

Cualquier persona sin conocimientos técnicos que introduzca el nombre de la red obtiene en cuestión de segundos la clave para conectar.
//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Que varios usuarios estén conectados a la misma red puede no ser un drama si el uso es moderado, pensemos que lo utilicen para usar alguna aplicación como Whatsapp, o para navegar en un momento determinado con el smartphone.

En cambio qué ocurre si se utiliza el WiFi para descargar archivos P2P o para ver vídeo en streaming, pues simplemente que veremos reducida la velocidad y nos preguntaremos el porqué, si en realidad solamente hay un ordenador encendido en el hogar.

El problema de la bajada de velocidad es el menor de los problemas que nos podemos encontrar al ver como usan nuestra conectividad inalámbrica sin permiso alguno.

Lo realmente grave sería interceptar datos importantes como contraseñas, cuentas bancarias, datos personales, al alcance de quien pueda acceder a la red inalámbrica, con un facilidad realmente alarmante, porque tampoco hace falta ser un genio para conseguirlo.
Blindar el WiFi
El reto de blindar nuestro WiFi doméstico es algo que en principio no tiene que resultar tan complicado o por lo menos ponérselo algo más difícil a quien esté pensando en “gorronearnos”.

Lo primero que debemos hacer es cambiar el nombre la red y por su puesto la clave, y esa clave debe ser alfanumérica y larga, mejor apuntarla en un papel para no olvidarnos de ella.

A parte de ello no está de más emplear un buen Antivirus que tenga funcionalidad de administración de red, que nos permita ver los dispositivos que se están conectando y que nos deje aceptar o rechazar las conexiones.
WiFi público
Los Hot Spots que podemos encontrar en cualquier lugar público, últimamente tan de moda, como son aeropuertos, centros comerciales, restaurantes, cuyas claves están al alcance de los usuarios registrados o incluso en abierto, presentan una vulnerabilidad enorme.
//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

No quiero decir con esto que jamás nos conectemos a una red pública, pero sí que tomemos precauciones, que si bien queremos que nuestros datos permanezcan realmente a salvo, no nos la juguemos y si tenemos que acceder a cuentas bancarias o a cualquier otra cuenta que utilice usuarios y contraseña, lo dejemos para cuando estemos en la oficina o en casa.

El problema viene cuando es inevitable hacerlo, aunque no creo que tengamos que ponernos “paranoicos” creyendo que en cualquier momento nuestros datos van a ser interceptados por alguien que esté pendiente de ello, pero nunca se sabe.