Google
Posted on / in Diseño web

¿Vale la pena pagar por Creative Cloud?

No es la primera vez que hablo de Adobe y su software como de lo más completo que existe en el mercado, tanto para desarrolladores como para diseñadores o fotógrafos, especialmente para los últimos.

De hecho en una ocasión me atreví (con toda la humildad del mundo) a buscar algunas alternativas a Dreamweaver, por si acaso no teníamos pensado adquirir el software o pagar el abono mensual que propone Adobe, el enlace del post es este: Alternativas a Dreamweaver.

Si hay algo en lo que los productos de Adobe se han caracterizado durante mucho tiempo, a parte de esa calidad, es en unos precios bastante elevados si los comparamos con otros programas similares del mercado, antes de esta empresa se sacara de la chistera el Creative Cloud con un sistema basado en la suscripción con abonos mensuales, adquirir cualquiera de los paquetes o incluso cualquiera de sus programas por separado era realmente muy costoso, más aún si se trataba de un consumidor doméstico, no profesional, y porque no decirlo, para un freelance tampoco es fácil tener que invertir entre 900 y 3000€ de golpe.

A esto hay que añadir que las aplicaciones tienen cierta fecha de caducidad, o que por lo menos cada año (o antes) suelen lanzar actualizaciones de software.

Creative Cloud es más asequible

La modalidad de pago que propone Adobe a través de Creative Cloud es bastante más asequible, porque permite desembolsar entre 24€/mes que supondría una sola aplicación por separado (por ejemplo si quisiéramos Dreamweaver únicamente), a los 60€ que supondría tener acceso a todos los programas, con actualizaciones periódicas.




Ambas opciones siempre con un compromiso de permanencia anual, en caso de no querer ese compromiso la cuota se encarece significativamente.

Obviamente para alguien que no tiene 3000€ lo tendrá más fácil si desea realizar los pagos de forma mensual, pero ojo, ese software nunca será nuestro, se trata de un alquiler, un renting, porque en el momento en el que no tengamos esa suscripción ya no podremos acceder a la completa suite o al programa en cuestión.

Si pensamos en el coste que tiene anualmente, estamos hablando de unos 720€, entonces realmente nos damos cuenta de que podríamos buscar en el mercado alternativas más o menos viables, ya seamos usuarios de PC o de MAC.

Creative Cloud vale la pena para profesionales y empresas

Si somos profesionales del sector, las soluciones de Adobe son completísimas, aunque siempre con los matices.

Un programador informático seguramente tendrá suficiente con cualquiera de los editores de código existentes, con opciones gratuitas, y de pago, por menos de 40€ (sobre todo en el universo Apple), la utilización de Dreamweaver para realizar páginas web o editarlas es más que discutible, pero si empleamos herramientas como PhoneGap, entonces es inevitable.

En el caso de diseñadores gráficos o fotógrafos, puede valer la pena pagar únicamente por Photoshop, el precio es asumible, creo que es menor que esos 24€ y principalmente podremos prescindir de otro software que no utilizaremos jamás.

Fireworks no está disponible como aplicación única

En mi caso particular utilizo por lo general un editor de código (para el diseño web) y otro que me permita editar imágenes, casi siempre únicamente para la web, es decir retocar imágenes, escalar, reducir, etc…

Dreamweaver y Fireworks son mis dos aplicaciones favoritas porque con ambas tengo más que suficiente, en la mayoría de los casos, para lo que quiero.

Si tuviera que hablar de diseñar flyers, tarjetas y demás, entonces se haría obligado usar InDesign o Illustrator, incluso el uso de Photoshop (por lo menos en mi caso) es más bien residual.

¿Vale la pena pagar 60€ si solamente utilizaré dos programas?

En el caso de Dreamweaver, podemos pagar 24€ por su uso y listo, pero si lo que buscamos es Adobe Fireworks (al que Adobe parece que haya olvidado), entonces tenemos que adquirir todo el pack completo y en ese caso no creo que valga tanto la pena porque la inversión es mucho mayor.




Deja un comentario